5 de 3 votos
galletas de jengibre sanas
Galletas de Jengibre - Receta Vegana Sin Gluten
Tiempo de preparación
20 min
Tiempo de cocción
10 min
Tiempo total
30 min
 

 2 Recetas infalibles para hacer Galletas de Jengibre: una receta es vegana y sin gluten, y la otra es una receta tradicional con mantequilla. ¡Quedaros a probarlas!

Raciones: 25
Autor: Shoot The Cook
Ingredientes
  • 130 g de harina de avena, puede ser avena sin gluten
  • 50 g de harina de almendras
  • 70 g de harina de maíz o de arroz
  • 50 g de azúcar de caña integral
  • 1 + ½ cdtas. de jengibre en polvo
  • 1/2 cdta. de canela en polvo
  • 1/4 cdta. de nuez moscada (opcional)
  • 1/4 cdta. de sal
  • 1/4 cdta. de clavo en polvo (opcional)
Líquidos
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra o aceite de coco derretido
  • 60 ml de bebida vegetal (yo usé de arroz)
  • 3 Cdas. de sirope de agave, sirope de arroz o miel
Elaboración paso a paso
  1. Precalienta el horno a a 180º C y forra una bandeja con papel vegetal.

  2. En un bol grande mezcla la harina de avena, la harina de almendras y la de maíz. Añade el azúcar, el bicarbonato, la sal y las especias. Mezcla bien y reserva.

  3. En otro bol mezcla los líquidos: aceite, leche y sirope. Añade esta mezcla al bol de los ingredientes secos y remueve bien para mezclarlo todo, puedes utilizar las manoo. Como no lleva huevo crudo puedes probar la masa y añadir más sirope o azúcar si quieres que sean más dulces.

  4. Hacemos una bola con la masa y la forramos con film. Guardamos en el frigorífico durante al menos 15’ así la podremos estirar más fácilmente.

  5. Después aplasta la bola de masa un poco con las manos y ponla entre dos trozos grandes de papel vegetal, estira la masa con un rodillo o una botella de vino, que es lo que uso yo, hasta que consigas un grosos aprox. de 5 mm. Corta las galletas utilizando moldes o cortapastas. Colócalas en la bandeja y hornéalas a 180ºC durante 10-11 minutos o hasta que estén doradas. Las sacamos y las pasamos con cuidado a una rejilla para que se enfríen y acaben de endurecerse, ¡ya veréis que crujientes quedan!