Go Back
Cómo hacer pan integral sin amasar
Tiempo de preparación
20 min
Tiempo de cocción
1 h
Tiempo total
1 h 20 min
 

Hacer un buen pan integral sin amasar es pan comido con esta receta. Utiliza harina integral de trigo o de espelta, con ambas te saldrá a la primera.

Raciones: 15
Autor: Laura
Ingredientes
  • 500 g de harina de espelta integral o trigo integral
  • 380 ml de agua tibia (24ºC que no queme)
  • 1 cda. colmada de sal (10 g)
  • 1 cda. rasa (5 g) de levadura seca de panadero o 15 g de levadura fresca
  • 1 cda. de semillas
Elaboración paso a paso
MASA
  1. Si utilizas levadura seca pon en un bol la harina, la sal y la levadura. Mezcla un poco con una cuchara y seguidamente añade el agua tibia.

  2. Si utilizas levadura fresca pon primero en un bol el agua, añade la levadura fresca y dale unas vueltas con una cuchara hasta que se disuelva. Añade después la harina y la sal.

  3. En ambos casos, ahora toca mezclar todo con una cuchara y cuando ya no puedas mezclarlo más sigue con las manos hasta obtener una masa homogénea y un pelín pegajosa. No serán más de 3 minutos.

PRIMERA FERMENTACIÓN
  1. Tapa bien la masa con un trapo y deja fermentar 2-3 horas hasta que doble su volumen a temperatura ambiente (20-22ºC).

  2. Si se nos hace tarde pasadas esas 2 horas podemos meter el bol en la nevera toda la noche y al día siguiente simplemente lo sacamos del frigorífico 1 horas antes de cuando queramos seguir con la receta.

FORMADO Y SEGUNDA FERMENTACIÓN
  1. Para formar el pan vuelva la masa en una superficie limpia y un pelín enharinada. Estira un poco la masa y vete doblando los lados hacia el centro, intenta crear un poco de tensión en la masa. Al final te quedará una especie de bola.

  2. Cubre el bol de antes con el trapo de cocina, echa un poco de harina y añade unas semillas si quieres, es opcional. Coloca encima la masa quedando el doblez hacia arriba. 

  3. Tápalo con lo que sobresale del trapo y déjalo fermentar 1 hora o hasta que la masa haya crecido un poco.

HORNEADO
  1. Cuando veas que la masa casi ha acabado de fermentar calienta el horno a 230ºC con calor arriba y abajo. Pon una bandeja metálica en el fondo del horno para poder echar agua luego y pon una bandeja normal en la posición de encima. 

  2. Vuelva la masa de pan sobre una tabla con un papel de horno. Para greñar el pan, haz una raja superficial de lado a lado de la hogaza con un cuchillo afilado o una cuchilla.

  3. Mete en el horno tirando del papel sobre la bandeja que está caliente. Echa un vaso de agua en la bandeja metálica. Hornea a 230ºC durante 20 minutos. Luego quita la bandeja de agua y hornea 25-30 minutos más a 200-210ºC.

  4. El tiempo dependerá del tamaño del pan y del horno. El pan está cocido si al golpear la base suena hueco, si no es así podemos meterlo un poco más al horno.

  5. Lo dejamos enfriar antes de cortarlo. Se mantiene fresco durante unos 3 días, te aconsejo congelarlo cortado en rodajas. Así cuando quieras una rebanada la metes congelada en el tostador y sale perfecta.